L[i/o]ving cities

Posts tagged ‘paisaje’

EL PAISAJE Y LOS CRITERIOS SOCIALES, MEDIOAMBIENTALES Y ECONÓMICOS

A partir de los años 90 se ha incorporado una nueva figura dentro de la planificación territorial, el paisaje. De esta forma, en el año 2000, en la ciudad de Florencia vio la luz el Convenio Europeo del Paisaje, que fue ratificado por el estado español el 26 de noviembre de 2007.

Según expone el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino el propósito general del Convenio es animar a las autoridades públicas a adoptar políticas y medidas a escala local, regional, nacional e internacional para proteger, planificar y gestionar los paisajes europeos con vistas a conservar y mejorar su calidad y llevar al público, a las instituciones y a las autoridades locales y regionales a reconocer el valor y la importancia del paisaje y a tomar parte en las decisiones públicas relativas al mismo. Un loable propósito, sin duda.

Desde mi posición, un tanto tangencial al tema, y según mi forma de entender las cosas, para que, aparte de un loable propósito, el paisaje se convierta en un elemento a considerar en la planificación, creo que es necesario identificar incentivos que ayuden a valorizar el paisaje. La búsqueda de estos incentivos puede incorporarse a través de cualquiera de los criterios de planificación que ya he comentado como fundamentales en anteriores entradas, criterios económicos, sociales y ambientales.

Si revisamos los criterios económicos, a priori, me parece complicado monetarizar el valor del paisaje. Quizá podría ser sencilla la valoración del paisaje artificial, a través de la consideración del valor de reposición del paisaje natural o del valor de sustitución de las actividades económicas que el territorio soporta, sin embargo, entiendo que la parte fundamental de valoración debería centrarse en los paisajes naturales como recursos de mayor valor estratégico.

Si avanzamos a través de los criterios medioambientales, es interesante comprobar cómo se han elaborado metodologías que cuantifican la calidad o la fragilidad del paisaje. Por tanto, a través de este criterio sí que se puede avanzar en la determinación objetiva de elementos del paisaje que posean valores a preservar.

Finalmente, desde el punto de vista social, también existen experiencias de participación de las comunidades locales en la valoración del paisaje local o comarcal y que, parece, que irán ganando protagonismo en un futuro ante el aumento de la presencia de la participación ciudadana en la toma de decisiones públicas.

Mi conclusión es que parece prudente incorporar el valor del paisaje dentro de la planificación territorial, pero que, o se articulan los mecanismos que permitan conservar los paisajes sobresalientes y la mejorar la percepción de los paisajes por las comunidades locales, o será muy complicado que todo el aparato metodológico que se está desarrollando en torno al paisaje sirva para algo que no sea puro artificio académico.

Hoy toca mirar viendo.

Advertisements
%d bloggers like this: